Transexual chilena escribe su nombre en la historia de Hollywood y ahora quiere ser ley

Daniela Vega, protagonista de ‘Una Mujer Fantástica’, no sólo levantó el Óscar a la Mejor Película Extranjera en la edición número 90 de los premios de la Academia. También se acerca a convertir su hazaña en un cambio social a tono con los tiempos y ya se habla en Chile de una ley con su nombre para regular la situación civil de las personas transexuales.

La película, adquirida por Sony Pictures en febrero de 2017, nació de una inquietud que cruza por todos los países de América Latina y el mundo: “¿Qué pasa si la persona que tú amas se muere en esos brazos, y esos brazos resultan ser el peor sitio para que tu pareja muera porque por alguna otra razón tú eres la indeseada?”.

Es la interrogante que se planteó el director de cine Sebastián Lelio -hijo de padre argentino y madre chilena- hace más de una década y que poco a poco fue resolviendo para darle una estructura cinematográfica a la respuesta.

“Dijimos ahí hay una película, pero faltaba algo más y empezamos a explorar distintos tipos de personajes. Hasta que llegamos a la idea de un personaje trans y ahí comenzamos a educarnos y conocimos a distintas personas, entre ellas a Daniela, con quien algo pasó y con quien empezamos un diálogo largo, de varios meses”, comentó Lelio.

Así es como la cinta –en palabras de su director- “invita a un viaje fuerte, una historia de amor que tiene en su centro a una mujer trans, por lo tanto también es una película que te desafía y que te obliga a tomar posición y a ponerte en contacto contigo mismo, en el sentido desde dónde estás tú mirando a este personaje y posiblemente a explorar tu propia elasticidad espiritual”.

Un viaje que ciertamente ha resultado ser el más exitoso en la historia del cine trans en Latinoamérica. Además de ganar en la Berlinale, el Festival de Cine San Sebastián, en los Premios Fénix, los Goya y la nominación a los Globos de Oro y los Critics´ Choice Awards, “Una Mujer Fantástica” coronó su éxito convirtiéndose en la película extrajera más aclamada por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

 

Y también un viaje que comenzó cuando Lelio llamó hace un par de años a Daniela para solicitarle que lo asesora con el guión de la película.

Cuenta Lelio que “al decidir la transexualidad de la protagonista, yo, que vivía en Berlín, investigué en Chile cómo sería su día a día. Dos personas distintas nos dijeron de Daniela, literalmente, que era fantástica. Tras la primera charla, yo salí transformado. Me voló la cabeza. Supe que no haría el filme sin una actriz transexual, y que Daniela sería nuestra asesora. Nos hicimos amigos por Skype. Poco a poco su presencia fue calando el guión. A mitad de la escritura sentí el segundo click: Daniela era “Marina”. Ella además trajo una pregunta: ¿qué es una mujer?”.

Luego de nueve meses de intercambio de correos electrónicos y video llamadas Lelio le propuso a Daniela el rol protagónico. “En un momento –recuerda el director-, Daniela, “Marina” y el guión eran una sola cosa y la invitación a Daniela a decirle que fuera “Marina”, una mujer fantástica, surgió espontánea y muy naturalmente”.

 

NARRAR PARA CONECTAR

“Me emociona todo lo logrado y creo que ha sido un proceso hermoso, ha sido un viaje increíble por el mundo… y no solamente es recorrer países y ver edificios, es conectar con personas, es conocer nuevas realidades y es tocar corazones con la voz y y con el cuerpo a través de la película”, comenta Daniela Vega a propósito del éxito que ha tenido la película.

Pero la cinta no ha estado exenta de polémicas incluso en su país de origen, tal como quedó de manifiesto en las declaraciones de Daniela Vega a su llegada a Santiago de Chile tras la ceremonia de los premios Óscar.

“El mérito de la película es que interpela a los espectadores. Invita a definir una postura ante la protagonista y el resto de las personas trans. En mi país, al que yo regreso feliz con el equipo de la película, en mi carné sigue figurando un nombre que no es mi nombre. El país donde yo nací no me entrega la posibilidad de ser yo”, declaró la actriz.

Es más, la intérprete denunció que el Parlamento chileno han tramitado sin mayor premura una ley de identidad de género que permita a las personas trans cambiar su sexo legal.

“La tramitación se ha ido postergando. Esta ley se podía haber despachado en seis sesiones”, dijo Daniela, quien antes de incursionar en el Séptimo Arte trabajaba como peluquera en un salón de belleza de Santiago de Chile.

Hoy está en la retina de todo el mundo. Incluso medios como The New York Times, The Guardian, Vanity Fair, The Hollywood Reporter e IndieWire han elogiado su historia tanto en la pantalla grande como en la vida real.

También la revista americana W la incluyó en una selección con lo mejor de 2017, difundiendo una fotografía donde aparece junto al actor Robert Pattison.

Elogio y apoyo que también ha entrado en la contingencia política chilena, abriendo espacios de discusión por casos similares a los de Daniela, quien a los 14 años transformó no sólo su mirada e imagen para transitar el complejo cambio de hombre a mujer, sino también para convertirse ahora –a sus 28 años- en el estandarte de no pocos políticos y dirigentes sociales que demandan discutir la pertinencia de la ley de identidad de género en Chile.

Sin duda, una crónica más donde se escribe la capacidad del cine latinoamericano de transitar con ojo atento desde la realidad a la ficción, dejando una puerta abierta a todas las opiniones. Por cierto, también la tuya. Aquí te dejamos el trailer de la película…

Related News

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *