#Noticias con olas elementales en la Ruta de Los Poetas

Por Marcel Socías Montofré, amanuense de #Ventanidades

-…y hoy vi a dos muchachos ciegos besándose en la calle. Ella tenía el pelo corto con algunos mechones rubios. El vestía la camiseta azul de un club de fútbol. Por Dios, ¡qué manera de besarse ambos! Pensé, entonces, que la vista no siempre sirve de mucho. Pensé que hace mucho tiempo no cierro bien mis ojos…, me cuenta el zapatero de la Ruta de los Poetas. Hoy anda contento. Fijo que habló por teléfono…
-Y usted le sigue dando click aquí al Tinder? Pensé que ya había perdido la confianza…
-¿Usted me vio cara de triste, amigo?… yo aquí no suelto zapato, paracaídas, ni camino. ¿Vio que para eso sirve la poesía?, me dice y se larga con uno de esos bailes que sólo el buen amigo Maksim Chmerkovskiy, gran poeta aquí, coréografo y vecino en La Ruta de Los Poetas que pincha aquí. Tiene hermoso arte y nacionalidad. Esa que se comparte -por arte- entre los que saben que la única nación posible es sólo una estado de emoción…
-¿Vamos?, me pregunta el buen zapatero.
-¿Dónde?, me pregunto y a Paulina escribo…

Vamos a buscar,
entonces,
las palabras de este poema tuyo.
Vamos a suavizar la voz
para que los versos se embriaguen de dulzura,
como si en cada letra vertiéramos algo de vino
y un sorbo de miel.

Como dioses vamos a crear de agua y arcilla
un manantial de ángeles
y luego los repartiremos de sur a mundo,
de tu mirada a mis ojos,
de tus labios a mi beso.

Vamos a amanecer este poema con tanta fuerza que aclare
las sombras,
que encienda soles azules y verdes,
risueños y ruiseñores.

También te vamos a imaginar posible y
hasta imposible,
noticias por ternura,
dulce piel que te viste
como si fueras un país encantado,
un océano de hechizos.

Como los antiguos navegantes
vamos a izar velas en tu cuello,
para dar la vuelta al mundo en tus mejillas.
Vamos a besar estas palabras tuyas
como quien besa los días después de un largo destierro de sentimientos.

Como pasos de caracol en silencio vamos a buscarte,
sin apuros ni ansiedades,
como quien espera que lleguen los días felices.

Vamos a abrir las puertas a una hoguera en el cielo,
a un labio de mar que bañe tus tristezas,
que las deje sobre alguna playa donde por fin
la alegría sea un deseo
concedido…

-No le parece, amigo, que esas están un poco demodé… ¿Qué tal si mejor lo intenta por Tinder?, le pregunto al amigo zapatero mientras pienso qué será de Paulina, otra buena vecina que…
-Avance, amigo, avance -me anima el zapatero-, no pierda el hilo, apague el Tinder y siga leyendo…

Buena gente el zapatero de El Tabo. Sabio de simple. Repara calzado. Sabe de caminos…

(Diálogos del Libro Ventanidades)
Marcel Socías Montofré
Amanuense, acuario y corresponsal pincha aquí en El Tabo y pincha aquí en Nueva York…
Mayo 10 de 2081 en Ventanidades

Related News

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *